23 de junio de 2014

STONER, de John Williams



¿Qué dirían si les contara que esta novela de doscientas cuarenta y seis páginas trata de uno de los tipos más anodino y poco interesante que pueda imaginarse? Pues me dirían que tiene toda la pinta de ser una aburrimiento de principio a fin. Es la respuesta que impone la buena lógica, tan poco apropiada en literatura (dicho sea de paso). Pues bien, Stoner es un sobresaliente ejemplo del fundamento de contar historias.

William Stoner es profesor universitario, como podría haber sido mecánico o contable. Los padres del protagonista son unos pequeños propietarios agrícolas que a duras penas pueden evitar las pérdidas; a pesar de ello consiguen enviar a su hijo a la universidad, donde el joven Stoner pronto da muestras de la forma en que va a regir su vida. Un extraño cambio de estudios y la consecuente decepción de sus padres son el punto de partida de una vida plenamente concentrada en el trabajo con accesos esporádicos a la vida privada. Y todo ello siempre regido por una indolencia casi patológica, la ausencia de iniciativa, el dejarse llevar. No tiene importancia, de verdad. No importa. Incluso cuando consigue el disfrute real y sincero de la vida, lo sacrifica para proseguir con lo cotidiano, con lo que debe ser. En fin, algo exasperante. Pero cuando el lector adopta la impostura de juez, cuando se sube a la poltrona para calificar el comportamiento de Stoner, se da cuenta de que no puede reprocharle nada porque mirando alrededor las vidas que ve, empezando por la suya propia, están edificadas sobre el poderoso cimiento de la renuncia, que llaman seguridad.

Con independencia de la diferencia de caracteres y de hechos, lo que le ocurre al protagonista es lo que ocurre en la vida de la mayoría: nada extraordinario.
El acto de tumbarse en un sofá o sentarse en un sillón va acompañado de sensaciones: relajación, descanso, alguna idea que se rumia antes de tomar una decisión o incluso un pensamiento que viene a la mente traído por algún olor familiar. El posible espectador sólo ve a un señor tumbado en postura más o menos indecorosa. La mayoría de la vida se vive hacia adentro, es lo único que la hace interesante, lo demás es arrastrarse por la existencia. Vista desde afuera la vida de los demás es muy aburrida. Se le ocurre al lector que tal vez los deportes de riesgo no sean más que una droga para aumentar la sensación de haber vivido. O puede que sean un complemento para aquellos que se sienten vivos. Esto último sería un auténtico logro, admirable.

Williams cuenta la historia con una narración lineal en la que abundan las elipsis. No deja posibilidad a la sorpresa, a la intriga, como corresponde al trayecto vital del protagonista; algo parecido a hacer kilómetros por una autopista bien asfaltada, cuya única tensión estriba en controlar la velocidad del coche y vigilar la conducción de los demás vehículos.

Una vez llegado al punto y final inevitablemente el lector recuerda las primeras frases de la novela. Es el momento más duro. La reflexión es clara: el sentido de la vida es el que cada cual le dé, después todo es polvo y olvido. Tan simple como abrumador.

Merece la pena mencionar la fluida traducción de Antonio Díez.

14 comentarios:

  1. Hola:

    Me alegro de que te haya gustado este libro. Hoy leí la crítica que le hacía Malherido y estaba en bastante desacuerdo con él; tú crítica me anima de nuevo.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Malherido no te fíes. Me encantan sus reseñas por la mala leche y cómo la destila; su criterio es otro cantar, prefiero el tuyo, casi siempre.

      Eliminar
  2. Vaya, hemos coincidido en lectura :) No sé qué más puedo añadir a tu magnifica reseña, que expresa muy bien lo que cuenta John Williams: una vida común. Y eso, precisamente, es lo maravilloso y extraordinario. En mi comentario digo que John Williams, a través de Stoner, nos dignifica a todos porque ilumina nuestras zonas grises, les da valor. Nos dice dónde está la luz: dentro.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Blasfuemia, en efecto Williams no deja más alternativa que mirar hacia uno mismo. Al final Stoner es un reflejo en el que los lectores se reconocen de una u otra forma.

      Eliminar
  3. Bueno, parece que aunque el protagonista sea un ser insulso, gris, con una vivda donde no ocurre nada peculiar, la novela te ha gustado. Está bien saberlo. Muy buen la reseña
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La novela es más que recomendable. Ya digo, algo fuera de lo común, precisamente por contar la vida de una persona corriente.
      Gracias por la visita.

      Eliminar
  4. Stoner es una gran historia porque no necesita tener historia. El gran secreto y el gran hilo está en sus letras. Hasta hace poco pensaba que era el personaje simplemente,pero no. Aunque todos seamos uno o conozcamos a uno,no essólo Stoner. Lo descubrí en Butcher's crossin
    Besos
    PDSe cura?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El personaje es quien nos viene siempre a la mente, como no puede ser de otro modo. Pero la técnica de Williams para contar esta historia es magistral, lo es todo.
      Por cierto, la bibliomanía NO SE CURA.

      Eliminar
  5. Después de leer tu reseña no tengo más remedio que leer Stoner, y me alegro. Me da la sensación de que puede ser uno de esos libros que ayudan a ver las cosas más claras y a pensar que lo de uno, al fin y al cabo, tampoco es tan malo.

    ¿Este personaje puede tener algo que ver con las aspiraciones de ser "un encantador cero a la izquierda" de Jakob von Gunten?
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángeles, gracias de nuevo por tu visita y por participar. Como habrás visto he hecho referencia al traductor. Aunque nunca ha sido norma en mis reseñas, sí me gusta destacar vuestro trabajo. No me perdono aún no haberlo hecho con tue excelente trabajo en Los amores de un bibliómano.
      En cuanto a tu pregunta, lo cierto es que viene al caso y está bien traída. No sé qué opinarán otros, pero yo creo que son dos líneas que tal vez sean convergentes pero a muy larga distancia.

      Eliminar
    2. Gracias por la respuesta. En cuanto a la referencia a la traducción de Los amores... no se mortifique usted: la obra de Field es tan especial que hace que se olviden otras consideraciones, y yo me alegro de que así sea.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Soy otra víctima del efecto Stoner. Me ha enamorado y electrizado.
    Dejo el link a mi comentario: http://goo.gl/Qiyd7L
    Un abrazo,
    Sonia

    ResponderEliminar
  7. Hola!!
    En este nuevo inicio tras las vacaciones y en un intento de ponerme al día con mi propio blog he llegado hasta aquí para encontrarme con el viejo Stoner.
    Curiosamente por esas mismas fechas de junio lo leí yo también, gracias a la recomendación de otros amigos blogueros que veo que compartimos.

    Me reconozco en las impresiones que refleja tu reseña. Lo mejor de Stoner es la maestría de Williams para mantenernos interesados y pendientes de esa vida tan poco literaria, tan falta de drama, misterio o tensión. Tan como las nuestras.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. He leído varias reseñas de este libro y la tuya es la que da más ganas de leerlo.
    SALUDOS.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...