23 de mayo de 2012

LA CIUDAD, de Mario Levrero


Inducido por uno de mis guías blogueros, David Pérez Vega, he vuelto al hilo de la lectura de un autor hispanoamericano. Un acierto.

Mario Levrero fue un escritor urugayo, nacido en Montevideo en 1940 y fallecido en la misma ciudad en 2004. Aunque muy reconocido en los círculos literarios nunca ha sido escritor de masas ni de medios.

Sensaciones mezcla de realidad y fantasía. Combinación de unos hechos forzosamente reales, cotidianos y unos hechos con apariencia tan real como los primeros pero que de manera ineluctable sabe el lector que son pura imaginación, tal vez sueño, pura quimera. Personajes de comportamiento surrealista y un lugar más insignificante que una pedanía conforman La ciudad.

Partiendo de una situación de una normalidad trivial, el autor va hilvanando escenas y sucesos, enlaza personajes y paisajes. Paredes sudorosas, un reglamento que está presente como una ridícula amenaza, una gasolinera en medio de ninguna parte, pasillos con puertas de acceso prohibido, mujeres que aparecen y desaparecen súbitamente… Una neblina de humedad y misterio envuelve toda la historia, haciendo que el lector tenga sentimientos que van desde el desasosiego hasta el hastío, pasando por la intranquilidad. Pero la historia atrae hasta el final. Así, Levrero mantiene al lector en una continua duermevela.
Ciento noventa y dos páginas que se hacen brevísimas. Así de bien escribe Levrero.

17 de mayo de 2012

Ha muerto Carlos Fuentes


Hasta que leí La muerte de Artemio Cruz me parecía inaudito que alguien se atreviera a escribir gran parte de una novela en segunda persona.
Hasta que oí a Carlos Fuentes decir que cada Semana Santa, sus ejercicios espirituales consistían en leer el Quijote, no caí en la cuenta de tener una lectura recurrente cada año. Cosa muy saludable.
Hasta que no supe de Gringo Viejo (lectura pendiente, aún) nunca me planteé que, aunque no se sabía nada al respecto, se podía imaginar cómo fue la desaparición de Ambrose Bierce.
Descanse en paz el genio. Nos queda su obra.

14 de mayo de 2012

DESMONTANDO A POLI. Homenaje a Hipólito G. Navarro en la Feria del Libro de Sevilla


Mi opinión sobre el cuentista Hipólito G. Navarro ya la he dado en varias ocasiones, en este blog y en otros lugares. Así que no la repito porque correría el riesgo de que empezaran a calificarme como fan patológico.

El pasado sábado 12 de mayo, en la Feria del Libro de Sevilla, se rindió un agradable y breve homenaje a este autor (lo bueno si breve, dos veces bueno), en el que participaron, con su presencia o con sus cartas, escritores y editores amigos. Asistieron familiares y más amigos, además de un aceptable número de admiradores que andábamos por allí.

Tras una acto como este uno vuelve a casa emocionado con la experiencia de haber estado entre un numeroso grupo de personas que no sólo saben leer sino que leen a Hipólito G. Navarro y lo aprecian como persona.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...