8 de junio de 2011

Motivo para no leer una novela

Ya he comentado en otra reseña que cuando empiezo la lectura de una novela evito leer cualquier abalorio que la acompañe; entiéndanse como tales las fajas, las contraportadas, las solapas e incluso los prólogos de otros autores (que casi siempre destrozan a cualquier lector ilusionado). Lo que sí hago cuando bicheo en una librería y me intereso por un libro del que no tengo referencia, es leer la primera página, rara vez entera. Por lo general con el primer párrafo basta.

El comienzo de un relato es decisivo. Esto es algo de manual. Por muy larga que sea la historia, por muy sesudo que sea el soporte intelectual, por muy desenfadado o trivial que sea el argumento, el primer párrafo de una novela existe, únicamente, para enganchar al lector. Sólo para eso.

De los cientos de lecturas que tengo pendientes y que casi diariamente van aumentando su número, adivinen por el párrafo inicial que transcribo, cual de estas tres no voy a leer.

Primera novela:
«En cuanto bajé del tren en la estación de Umeda, cogí un rikisha y fui directo a casa de Okada como me había pedido mi madre. Okada era familia lejana suya, pero en qué grado, era algo que desconocía por completo.
Yo tenía mis propias razones para ir a verlo nada más llegar a Osaka. Una semana antes de venir había quedado en encontrarme con un amigo en la ciudad para subir juntos al monte Koya y, en caso de disponer de tiempo suficiente, llegar hasta Nagoya desde Ise. No sabíamos exactamente dónde reunirnos y fue en ese momento cuando se me ocurrió darle el nombre y la dirección de Osaka.
»

Segunda novela:
«No puedo ver mi maleta entre la gente que se agolpa alrededor de la cinta número cuatro. Es una maleta de lona gris de tamaño mediano que no cabe en la cabina de los aviones. La compré en un viaje que hice a Nueva York hace un par de años y ya sabía yo que iba a ser demasiado grande para no tener que facturarla. Le insistí a la dependienta, pero me aseguró que era un tamaño homologado por la normativa internacional de aviación como equipaje de mano. Suelo creer a la gente que dice las cosas con tanta seguridad. Lo he intentado tres veces en tres vuelos distintos, pero nunca me han permitido que mi maleta de lona gris viaje a mi lado.»

Tercera novela:
«Salimos de La Guardia, Nueva York, con tres horas de retraso a causa de las borrascas de nieve. El aparato era, como de costumbre en aquel trayecto, un Super-Constellation. Yo me dispuse inmediatamente a dormir; era de noche. Aguardamos cuarenta minutos más, fuera, en la pista; nieve frente a los reflectores, nieve pulverizada, remolinos sobre la pista, y lo que me puso nervioso hasta el punto de no dejarme conciliar inmediatamente el sueño no fue la revista que distribuyó la azafata, FIRST PICTURES OF THE WORLD’S GREATEST AIR CRASH IN NEVADA, novedad que yo ya había leído a mediodía, sino únicamente aquella vibración en el aparato pegado al suelo con los motores en marcha —y además aquel joven alemán a mi lado, que llamó inmediatamente mi atención, no me explico por qué…»

23 comentarios:

  1. No se tú, pero yo no leería la segunda.

    ResponderEliminar
  2. Opino igual. Sin que me entusiasme ninguna de entrada descartaría la segunda.

    Saludos,

    P.D. Me he leído varias entradas al azar. Tiene usted un blog muy interesante.

    ResponderEliminar
  3. En esta coincidimos, vas a ver: el primer párrafo me parece que tiene demasiado nombre propio para tan poca chicha. Yo me pierdo en la segunda línea y cuando ha avanzado algo más estoy pensando en otras cosas...

    ResponderEliminar
  4. Hola,

    Me pasa lo mismo que a Sincope, creo que el segundo comienzo es el que menos sugiere. Los otros dos son más prometedores.

    Me parece un curioso método de seleccionar lecturas. Yo suelo buscar información previa.
    Pero ten cuiadado: los escritores saben esto y se esmeran mucho en el primer párrafo, y luego pueden bajar la guardia. Yo para percibirme del estilo leo la primera página pero también abro el libro por el medio y leo un poco.

    saludos

    ResponderEliminar
  5. Creí que había enviado mi comentario, pero veo que no.
    En él decía que yo tampoco leería la segunda, creo que se trata del libro de Nuria Roca, a la hora de comprar libros hago como tú.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, yo me refería al primer párrafo del primer texto, que no lo había puesto. Me ha agobiado un poco.

    En cuanto al del segundo pues es un texto que, efectivamente, no sugiere gran cosa pero no me ha echado para atrás: al fin y al cabo, quién sabe qué podría haber en la maleta (quizá un niño dentro) o qué importancia puede tener ésta en el desarrollo de la historia. En cualquier caso, este segundo texto es el que está mejor escrito, sin duda, aunque lo haya redactado alguien de la tele.

    Y es que el tercero tampoco me ha gustado, igual de lioso que el primero. Apuesto a que es de algún reputadísimo premio no se qué.

    ResponderEliminar
  7. Eso de que el primer párrafo existe para enganchar a lo mejor es verdad, seguramente sí, pero con esa excusa se han cometido muchas trampas. No hace mucho leí una "cosa" donde en el primer parrafo se decía algo así como "subía los escalones hacia el trastero donde se encontraba el asesino", y en el segundo párrafo, superado ya el "de enganche": "Y ahora voy a contar la historia de mi familia..."

    ResponderEliminar
  8. Miguel, está claro que el autor de esa cosa es vendedor de feria o político.
    Ahora bien, debo añadir a lo dicho en la entrada que si la lectura del primer párrafo me suele servir para continuar, o no, la lectura de una novela de la que no tengo referencia, es porque no me produce el menor remordimiento dejarla a medias si me parece infumable.

    ResponderEliminar
  9. la segunda... puede q si leo el llibro le buske algo interesante pero si me guio del primer parrafo ni gasnas da de continuar leyendo...

    ResponderEliminar
  10. Lope, esperemos que sigan entrando opiniones. Te hago ver que estáss en absoluta minoría.

    ResponderEliminar
  11. Poco me estimulan las disquisiciones logísticas del primer párrafo; del segundo la sombra de un tostón insoportable se cierne como más que probable: si habla así de su maleta de lona gris, no es de extrañar que se tire dos páginas hablando de una mancha de humedad en la esquina septentrional del techo de su habitación. Sólo la tercera opción despierta un punto de inquietud que invita a seguir leyendo...., aunque, como bien dice David estas percepciones no garantizan nada.

    ResponderEliminar
  12. Ni siquiera tengo posibilidad de alianza... Quizá opine unas cuantas veces más y traté de aliarme conmigo ¿Eso vale?

    ResponderEliminar
  13. Si me permites el comentario te diré que mi opinión es que ninguno de los tres libros serían, seguramente, objeto de mi deseo. No encuentro nada nuevo y la historia no existe (al menos de momento). Veo cierto parecido estructural en los tres en cuanto que parecen las justificaciones que van a dar los distintos autores para soltar lastre (curioso que coincidan un suizo, una española y un japonés en lo mismo..)

    ResponderEliminar
  14. Sí, hombre, el tercero te lo tienes que leer, que su fama es bien merecida. Los otros no me suenan, pero es que sólo por el primer párrafo... ¿No eres un poco duro con esa regla? Utiliza mi método: pon la palma de la mano sobre las portadas, a ver qué te dicen sus vibraciones. ¿Las sientes? ¿Sí? ¿Sí? ¿De verdad? Me voy corriendo a patentarlo...

    ResponderEliminar
  15. En lo personal para escoger un libro, leo la contraportada, el parrafo inicial , el indice, una parrafo de en medio y el primer parrafp del capitulo final, algo así como una radiografia literaria. NO me gusta darme malas impresiones por las primeras impresiones, aunque si es inteligente el autor te cautivará al inicio y de eso no cualquiera hace una buena faena, pero más mérito es el casanova que lo continua hasta el final.
    Excelente Blog mi estimado!

    ResponderEliminar
  16. Mmm... yo no me irìa con esa regla (ni a dormir jaja) aunque sòlo he leìdo el del primer pàrrafo, que aquì entre nos me gustò e hizo querer leer màs del mismo autor.
    Coincido en evitar leer los abalorios como bien haces en llamarlos :) pero de ahì a darle tan poca oportunidad a una novela, no sè.
    En gustos se rompen gèneros, lo que te atrape puede no ser lo que me atrape y si coincidimos, tal vez lo que nos enganchò sean elementos de la novela totalmente distintos.
    Pero bueno como se trata de adivinar cual no leerìas, me voy por la segunda...

    ResponderEliminar
  17. descartaría de entrada, la primera.. me parece de lo más simplona... pues, si así es al inicio, imagino cómo será lo siguiente.... La tercera, es la que me parece más interesante.. pues en ese primer párrafo ya contiene un cierto grado de irresistible suspenso.. y eso me agrada... La segunda, la siento más o menos como la primera..

    ResponderEliminar
  18. ah, por cierto.. te felicito!!.. me parece súper interesante tu blog... Felicitaciones...
    Jackie (soy la mujer "anónima" del comentario en el que mencioné que dejaría de entrada la primera, por parecerme de lo más simplona, tomando como referencia el primer párrafo, por supuesto...)...

    ResponderEliminar
  19. En algunos prólogos te cuentan toda la novela y la reducen a las cuatro genialidades que el autor del prólogo opina sobre ella.
    El primero no me parece una maravilla, pero no leería ninguno de los otros, especialmente el segundo. No está mal escrito pero es demasiado correcto, como de manual, y lo que cuenta no despierta ningún interés. El tercero pretende ser inquietante, pero da la impresión de que se han leído antes muchos comienzos similares. Otro motivo para no leer esas dos novelas es que los comienzos hacen temer que a partir de ahí sus autores traten de abrumarnos mostrándonos lo mucho que han viajado sin que ello tenga relevancia en la trama, pues nada más empezar ya sobran nombres y datos demasiado precisos.

    ResponderEliminar
  20. Uno de los comienzos más pretenciosos que me vienen a la cabeza es el de “Beltenebros”, de Antonio Muñoz Molina, un “quiero y no puedo” a la sombra de Graham Greene. Y dos de los comienzos más magistrales son el de “Los comediantes”, de Greene, y sobre todo el de “El vagabundo de las islas”, de Joseph Conrad, un poco lo que Muñoz Molina intentó escribir y no pudo.

    ResponderEliminar
  21. Yo descartaba el segundo párrafo del tirón. En cuánto al que escogería me quedaría con el primero.
    El comienzo que más me invitó a seguir leyendo un libro fue "Leviatán" de Auster. Creo que este hombre es un experto en eso que dices.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Lo importante, amigo Arrecogiendo, es pasárselo bien: http://sintramanifinal.blogspot.com/2011/07/maleta-de-lona-gris.html

    ResponderEliminar
  23. Yo solo me leería la tercera, si usase tu método.
    Que alguien capaz de de escribir como tú, siga mi blog, te aseguro que es un verdadero orgullo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...