26 de febrero de 2010

LOS CUADERNOS DE FRITZ KOCHER (Robert Walser)


Un genio no puede ser genial todo el tiempo, de la misma manera que un humorista no puede ser gracioso en cada momento de su vida. Digo esto porque el libro que nos ocupa, Los cuadernos de Fritz Kocher, es una soberana estupidez. Tan es así que comienzo a pensar que el estúpido soy yo, que algo se me escapa.
Hablamos del primer libro publicado por Robert Walser. En la edición original lo ilustraban dibujos de su hermano. Esto justificaría la compra del libro como curiosidad de coleccionista referida a la trayectoria del gran escritor, pero me temo que Pre-textos no ha publicado el libro con los dibujos incluidos, dejando al descubierto, sin apoyo, la relación de textos de un niño de primaria. Porque eso es este libro, la recapitulación de las imaginarias redacciones de un inexistente niño que murió antes de dejar la escuela.
Tal vez a principios del siglo XX pudiera significar algo, quizás. Entrado el siglo XXI este simpático librito no significa nada.
No pierdan el tiempo y lean otra obra de este autor. Porque merece la pena leer a Robert Walser.

4 comentarios:

  1. Vaya que merece la pena, no he leído estos cuadernos pero guardo buen recuerdo de Los hermanos Tanner. No sé qué pasaría si lo volviera a leer, así que mejor me quedo con el buen recuerdo.

    ResponderEliminar
  2. Que maravilla de autor, lo dificil de entender él lo hace fácil y cercano.
    No he leido este libro, pero lo apunto para próximas lecturas
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Debo en parte a Vila-Matas y en parte a tus comentarios mi interés por Robert Walser, personaje que parece trascender su propia obra escrita. Gracias por tu reseña. Buscaré otros libros del autor.
    Por cierto, opinando no sé si impropiamente. He echado un vistazo a las páginas que reciomiendas. Y no doy crédito a la de "Lector iracundo". ¿cómo se pueda hablar de ciertos autores literarios -Javier Marías, por ejemplo- como si fueran enemigos públicos o le hubieran puesto a uno los cuernos o algo así. Porque sino tanta saña no se entiende. Me sorprende sobre todo la dedicación a "leer" y tergiversar sistemáticamente las palabras de un autor. ¿Qué hará con sus autores más admirados? ¿tesis de 3000 páginas? Esa ejercitación en la violencia verbal no tiene mucha explicación racional. Si un autor no me gusta, no lo leo. Hay tanto bueno que leer que parece enfermizo dedicarse a despellejar a autores que desprecias (?). Ni siquiera encuentro explicación desde la oposición ideológica. Más bien huele a resentimiento y a pataleo de los mediocres que no son capaces de ver la literatura más allá del partidismo político o personal (si yo hubiera actuado así me hubiera perdido grandes maravillas literarias, como la obra de Céline o las magníficas novelas de Vargas Llosa).
    En fin, lo más curioso es que no se publican los comentarios discordantes: los míos por ejemplo (vuelve la censura).
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. En las próximas semanas me dedicaré a Cormac McCarthy, pero la siguiente novela de Walser que leeré en breve será Los hermanos Tanner. Te sugiero la misma lectura.
    En cuanto a Javier Marías, no me creerás si te digo que no he leído nada suyo. El lector iracundo excita mi curiosidad y más pronto que tarde le hincaré el diente. Lo que me parece increíble de este escritor es que he leído sobre él críticas absolutamente extremas e irreconciliables. Unos lo llegan a considerar un genio y otros un miembro más de la patulea comercial que apesta la literatura actual. No deja de ser un fenómeno interesante.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...