3 de marzo de 2009

ELEGÍA. (Philip Roth)


El dominio que Philip Roth demuestra a la hora de escribir una novela resulta, cuando menos, casi insultante para todo aquel aficionado que entre a formar parte del círculo de sus seguidores. Insultante porque la mayoría de nosotros somos conscientes, cuando leemos una novela de este autor, de que jamás lograremos alcanzar un nivel ni siquiera lejanamente parecido.
Todo lo dicho con anterioridad, valga para definir el sentimiento que embarga al lector, con ínfulas de futuro escritor, cuando cierra la novela tras leer la última palabra.

Narrada en tercera persona, con narrador omnisciente, comienza con el entierro del protagonista, convirtiendo, por tanto, toda la novela en una gigantesca analepsis.
Llega a ser sobrecogedor cómo sin alardes, con una técnica silenciosa, sólo contando la vida cotidiana de un señor de setenta y tantos años, nos introduce el autor en la cercanía inevitable de la muerte, tan natural como la propia vida, que convierte en algo lógico la ignorancia del fin aún caminando constantemente a su lado.
La claridad de ideas a la hora de estructurar la novela imagino que sólo puede ser producto de un trabajo meticuloso y machacón, pues se aprecia una perfección insuperable, según mi modesto parecer.
Como siempre pasa con los personajes de Philip Roth, éstos son sólidos, sin la menor fisura, con personalidades reales, con diálogos y sentimientos creíbles.
El lenguaje y estilo, atendiendo a la correcta traducción de Ramón Buenaventura (de quien me fío plenamente) es correcto y conciso, eficaz y sin giros espectaculares, sin abusar de metáforas ni excederse en las descripciones. Todo ello convierte a esta novela en una narración elegantemente anglosajona.

Por último señalar que el título original es "Everyman". Espero que en literatura no se imponga la nefasta norma de los distribuidores españoles de cine, consistente en traducir los títulos como Dios les da a entender, intentando realizar el milagro (vacuo) de convertirlos en comerciales.
Lectura absolutamente recomendable. Es Philip Roth.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...